Actualización de la NOM 044. Información para la toma de decisiones

Published: 2014.06.09
By

Kate Blumberg, Francisco Posada, and Josh Miller

Este estudio muestra los resultados de un análisis costo-beneficio hasta el año 2037 de los cambios propuestos a la norma de emisiones de vehículos pesados, la NOM-044 de SEMARNAT. En la nueva norma se reducirían significativamente los límites de emisión de partículas (PM) y óxidos de nitrógeno (NOx) de camiones y autobuses, se requeriría que los nuevos vehículos pesados a diésel que se vendan en México cuenten con dispositivos avanzados de control de emisiones y con sistemas de diagnóstico a bordo y, en resumen, que la regulación de estos vehículos en México siga las pautas del mercado internacional y de los estándares más recientes del mundo en materia ambiental. 

Entre los años 2018 y 2037, el ICCT calcula que los beneficios netos de hacer más estricta la NOM 044 sumarían 1.6 billones de pesos (123 mil millones de dólares), pues se valoraron los beneficios sociales que implican evitar 55 mil muertes prematuras causadas por la contaminación y mitigar el cambio climático al reducir las emisiones de carbono negro del sector.

Entre las conclusiones del estudio del ICCT destacan las siguientes:

  • Hoy por hoy, la NOM 044 ofrece a los fabricantes dos opciones de cumplimiento que corresponden a los estándares obsoletos de la Unión Europea y la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, que difieren mucho entre sí en cuanto a efectividad y costos de cumplimiento se refiere. La propuesta de actualización para esta norma se basa en las versiones más recientes de dichos estándares, EPA 2010 y Euro VI, sin necesidad de adoptar los estándares intermedios que se implementaron anteriormente en aquellos países. EPA 2010 y Euro VI son estándares funcionalmente equivalentes, que tienen requerimientos muy similares de tecnologías de control de emisiones y de diagnóstico y cuyos costos de implementación se espera que sean iguales.
  • Los fabricantes cumplirán, sin dificultad, con los nuevos estándares para México, pues ya cumplen con ellos en otros mercados en Norteamérica y el resto del mundo. Esto tendrá beneficios adicionales para los consumidores y los propietarios de camiones pesados, pues los motores diseñados para cumplir con los estándares más estrictos de PM y NOx tienen mejor rendimiento de combustible que los vehículos que ahora dominan en el mercado mexicano.
  • Si bien las tecnologías avanzadas de control de emisiones precisan diésel con ultra bajo azufre (UBA), la experiencia internacional muestra que la actualización de la NOM 044 puede entrar en vigor tan pronto como el diésel de ultrabajo azufre se distribuya en la mayor parte del país, aun cuando la cobertura de suministro no sea total. Actualmente se producen en México vehículos y motores que ya cumplen con estos estándares, y PEMEX irá aumentando la producción de diésel de ultrabajo azufre y ampliando la cobertura de suministro en los próximos años. En Estados Unidos la EPA otorgó un periodo de gracia de únicamente cuatro meses a partir de que la mayoría (80 %) del combustible cumplió con los estándares de bajo contenido de azufre, para exigir la implementación de los primeros estándares que requerían tecnologías de control de emisiones de partículas en los vehículos.
  • Las autoridades federales y locales deben promover la adopción anticipada o gradual de estos nuevos estándares. Actualmente el 30 % del diésel en México, incluso el que se vende en las ciudades de México, Monterrey y Guadalajara, ya es de ultrabajo contenido de azufre, y se espera que esta proporción continúe aumentando en los próximos años.